El monasterio

Minientrada

MONASTERIO DEL DESIERTO DE BATUECAS

El Desierto de San José se fundó en 1599 por el P. Tomás de Jesús, en aquel entonces Superior Provincial de los Carmelitas Descalzos de Castilla. El monasterio se construyó en lo profundo del valle de Batuecas, un auténtico paraíso natural rodeado de ríos, bosques y altas montañas. Lo intrincado del valle y su belleza provocaron que desde antiguo éste estuviera rodeado de leyendas, que contribuyeron a aumentar el misterio que ya de por sí tenía.

Los Carmelitas Descalzos, fieles a su tradición contemplativa, vivieron en este Desierto solitario como en un oasis de paz, siendo un monasterio que acogía constantemente a Carmelitas de diversos conventos que, tras tiempo de actividad apostólica, necesitaban del remanso de la contemplación.

En 1836 los religiosos fueron expulsados, y el monasterio fue vendido y destruido, tanto por la mano del hombre como por un inmenso incendio que lo dejó en ruinas. En 1937 fue recuperado y restaurado por Santa Maravillas de Jesús, Carmelita Descalza, quien lo cedió de nuevo a los Padres Carmelitas en 1950, restaurando así la vida de Desierto contemplativo.

Hoy, una pequeña comunidad de frailes Carmelitas, mantiene viva la llama de la vida contemplativa en este Desierto de Batuecas, un lugar que es en laactualidad, también, un espacio de acogida para todos aquellos que quieren acercarse a vivir un tiempo de silencio.

En la actualidad, nuestros superiores también han dado permiso para que recibamos vocaciones, jóvenes que quieran entregarse a la vida contemplativa según el carisma del Carmelo.

NUESTRA COMUNIDAD

Éstos somos parte de la comunidad que habitamos en el Santo Desierto de San José de las Batuecas. Algunos permanecemos de continuo y otros pasan temporadas que les ayudan en su camino. Nuestros visitantes también son ya un cachito de nuestra comunidad.

Imagen

MONASTERIO DEL DESIERTO DE BATUECAS

El Desierto de San José se fundó en 1599 por el P. Tomás de Jesús, en aquel entonces Superior Provincial de los Carmelitas Descalzos de Castilla. El monasterio se construyó en lo profundo del valle de Batuecas, un auténtico paraíso natural rodeado de ríos, bosques y altas montañas. Lo intrincado del valle y su belleza provocaron que desde antiguo éste estuviera rodeado de leyendas, que contribuyeron a aumentar el misterio que ya de por sí tenía.

Los Carmelitas Descalzos, fieles a su tradición contemplativa, vivieron en este Desierto solitario como en un oasis de paz, siendo un monasterio que acogía constantemente a Carmelitas de diversos conventos que, tras tiempo de actividad apostólica, necesitaban del remanso de la contemplación.

En 1836 los religiosos fueron expulsados, y el monasterio fue vendido y destruido, tanto por la mano del hombre como por un inmenso incendio que lo dejó en ruinas. En 1937 fue recuperado y restaurado por Santa Maravillas de Jesús, Carmelita Descalza, quien lo cedió de nuevo a los Padres Carmelitas en 1950, restaurando así la vida de Desierto contemplativo.

Hoy, una pequeña comunidad de frailes Carmelitas, mantiene viva la llama de la vida contemplativa en este Desierto de Batuecas, un lugar que es en laactualidad, también, un espacio de acogida para todos aquellos que quieren acercarse a vivir un tiempo de silencio.

En la actualidad, nuestros superiores también han dado permiso para que recibamos vocaciones, jóvenes que quieran entregarse a la vida contemplativa según el carisma del Carmelo.

NUESTRA COMUNIDAD

Éstos somos parte de la comunidad que habitamos en el Santo Desierto de San José de las Batuecas. Algunos permanecemos de continuo y otros pasan temporadas que les ayudan en su camino. Nuestros visitantes también son ya un cachito de nuestra comunidad.

Desde el fondo del Valle

Destacado

Academia de la Lengua, estar en Las Batuecas es estar distraído y ajeno a aquello de que se trata: es decir, absorto y embelesado. Son sensaciones que siguen sintiendo los visitantes de este valle secreto, protegido por escarpadas montañas y donde se localiza un bello bosque de carácter mediterráneo. Un lugar donde han encontrado refugio algunas interesantes especies de la fauna ibérica.

Si a ello añadimos las valiosas pinturas rupestres del Neolítico que se descubren en las cuevas y abrigos del valle, el alto valor cultural de las leyendas sobre Las Batuecas, y el conjunto arquitectónico y etnográfico del pueblo de La Alberca, nos encontramos con un espacio casi sin parangón dentro de toda Castilla y León. En lo más profundo del valle está enclavado el convento carmelita de San José. De su misma puerta parte un recorrido a pie que se dirige hacia la cascada del Chorro y que permite conocer de primera mano todas las bellezas paisajísticas de Las Batuecas.

Datos geográficos

SiVisitable

Localización:
 al SE de Salamanca, limita con Cáceres. Desde Salamanca por la C-512 o por la E-80 hasta la Fuente de San Esteban y, después, la C-525. Desde Cáceres, E-803 hasta Béjar y después la C-515. Desde Ávila, la N-110 a El Barco Ávila, se toma la C-500 a Béjar y C-515.
Superficie (Ha.):
 32.300
Fauna:
 cabra montesa, corzo, jabalí y, sobre todo, lince ibérico. También destaca el buitre negro, el águila real y alimoche.
Tipo de fauna:
 águila imperial
Relieve:
 bajo la protección de los enérgicos relieves de la Peña de Francia se suceden unos profundos y aislados valles, en los que afloran los materiales típicos.
Vegetación:
 verdadero jardín botánico en el que están representadas todas las especies del mundo mediterráneo.
Tipo de vegetación:
 brezo

Información detallada del espacio natural

Valores
Paisaje, flora, fauna y materiales del Paleozóico. Preserva una de las faunas más importantes de la Península Ibérica.
Geomorfología
Perteneciente al Sistema Central, está formado por grandes crestas labradas sobre bancos de cuarcitas. Destacan los sinclinares colgados de gran tamaño y en perfecto estado de conservación. Pizarras y cuarcitas, canchales de formación glaciar.
Protección
Declarado Parque Natural desde julio de 2000. Reserva Regional de Caza en 1973. Zona de Especial Protección para las Aves en 1991. Llamada arca y buitrera 1987.
Paisaje
Destacan las diferentes tonalidades de color entre vegetación perenne y caduca, y la roca de los canchales. Escarpadas montañas, frondosa vegetación y numerosos arroyos que forman cascadas sobre las rocas.

Observaciones

Poblaciones que comprendeMonsagro, El Maíllo, La Alberca, Prado Carreras, Las Batuecas, El Cabaco, Peña de Francia, Caserito, Nava de Francia, Mogarraz, Herguijuela de la Sierra, Rebollosa, Monforte de la Sierra, Madroñal, Cepeda, Sotoserrano, Villanueva del Conde, Serradilla del Arroyo, Miranda del Castañar.
———————–
Nota:

La Z.E.P.A. es el conjunto de “Arca y Buitrera” y “Las Batuecas”.
———————-
Deportes:

Senderismo y ciclismo.
———————–

Bien de Interés Cultural:
Declarado como zona arqueológica.
Declarado como Sitio Histórico a fecha de 27/04/2000

————————————————————————
Descripción de Las Batuecas

Peña de Francia, hacia Las BatuecasArte rupestre postpaleolítico del tipo “pintura esquemática”, en abrigos y canchales.

Pequeño valle de escarpadas laderas y abundante vegetación, está situado al sur de la provincia de Salamancay debe su nombre al río que lo atraviesa.

La ausencia de documentos escritos hasta finales del siglo XVIII sobre las Batuecas y su adscripción geográfica a una de las comarcas más aisladas de España, ayudaron al nacimiento de diversas leyendas difundidas por la literatura y la tradición popular.

Pinturas
El conjunto de pinturas Prehistóricas Esquemáticas (de gran importancia) se localizan diseminadas entre abrigos de cuarcitas que configuran el valle y a lo largo del curso del río.

La técnica usada en la realización de las pinturas es simple y uniforme, se reduce en general a tintas planas y trazos lineales (normalmente rojo y ocre y, en menor medida, negro o amarillo, así como el blanco, que es relativamente frecuente en Las Batuecas).

En cuanto a los temas de las pinturas, predominan las barras y puntos. También antropomorfos y zoomorfos (formas de hombres y animales), a veces formando escenas con una clara tendencia naturalista, en el caso de Las Batuecas.

La cronología parte del Neolítico Medio, con un mayor desarrollo durante el Neolítico Final y el Calcolítico.

Abrigos
Abrigos rupestres inventariados en el Valle de las Batuecas:

1. Canchal de las Cabras pintadas
2. Canchal del Águila
3. Canchales de la Pizarra
4. Canchales del Zarzalón
5. Cueva del Cristo
6. Umbría del Canchal del Cristo
7. Canchales de Mahoma
8. Umbría de la Cotorrina
9. Majadilla de las Torres
10. Canchal de los Acerones
11. Corral de Morcilla
12. Covacho del Pallón
13. Risco del Ciervo
14. Canchal de Villita
15. Canchal de las Torres

Estos abrigos están declarados Bien de Interés
Cultural. El Canchal de las Cabras Pintadas goza de una declaración específica.

Convento carmelita
A la entrada del valle se localiza el convento del desierto, construido como lugar de vida retirada y eremítica a finales del siglo XV, junto a numerosas ermitas ubicadas dentro y fuera del recinto conventual. Estas ermitas se encuentran diseminadas en su mayoría por los riscos circundantes. Actualmente se conservan las ruinas.

El monasterio carmelita es sencillo y austero.

El recinto está constituido por dos cercas, dentro de las que se encuentra el convento y sus dependencias. La iglesia, construida en 1602 y ampliada en 1686, es el edificio central del conjunto y está rodeada por una calle enlosada de pizarra y amplios jardines a modo de claustro.

Adosadas a la pared norte se encuentran la sacristía y la biblioteca, el cementerio de los religiosos, la capilla de San Jerónimo, la de San Pablo Ermitaño, y San Juan Bautista.
Al sur se situan varias celdas oratorio de los monjes. En el muro oeste, una puerta abre paso al refectorio, cocina, talleres, alojamientos de los criados, panadería, lavadero, etc.

La estructura definitiva del monasterio se configura durante los siglos XVII y XVIII.

Los monjes abandonan Las Batuecas en 1836. Con la desmortización, pasó a propiedad privada. En 1915 fue adquirido por los Carmelitas deCastilla y en 1936 por los Carmelitas Descalzos del Cerro de los Ángeles. Desde 1950 residen los Carmelitas Descalzos, que han restablecido la vida eremítica.